Información sobre la Inversión en la Niñez Temprana

En nuestras manos está mejorar la educación de nuestra niñez, reducir la criminalidad, mejorar nuestro desarrollo económico, en síntesis mejorar la calidad de vida de Puerto Rico. Esta encomienda no es poca cosa y han sido muchos los que hasta hoy han servido con la misma voluntad. Hoy sin embargo tenemos una ventaja que no podemos dejar pasar.

Hoy contamos con evidencia científica y estudios de economistas destacados, como el Dr. James Heckman, premio Nobel de Economía en el 2000, quienes nos dicen que cuando invertimos en la niñez temprana tenemos en nuestras manos el poder de impactar positivamente la mayoría de los problemas sociales que nos afectan.

Ahora sabemos que es de cero a cinco años cuando se forma la arquitectura del cerebro y donde se desarrollan los cimientos que le permitirán a un individuo desarrollar su máximo potencial. Muchos piensan que nuestros niños y nuestros bebés tendrán tiempo suficiente para aprender cuando lleguen a la escuela. Hoy sabemos que los estímulos que no reciban en los primeros tres años de vida y los rezagos en el desarrollo que no se atiendan en los primeros cinco años de vida, luego son muy difíciles de remediar. Cuando un niño no llega a la escuela listo para aprender y con las destrezas intelectuales y de carácter que necesita, empieza su carrera escolar con una desventaja que sólo se hace más grande con el paso de los años.

Conoce más sobre la importancia de la inversión en la niñez temprana en las siguientes infografías.