Establecen Protocolos en Hospitales para Ayudar a Familias a Manejar la Pérdida de un Bebé

2016/12/10

Ofrece ayuda para la familia pasar por el duelo, y la sanación de la pérdida

San Juan, 9 de diciembre de 2016 – Antes de que Beyoncé, tuviera a su hija Blue, perdió otro embarazo, situación que denominó como “la experiencia más triste de su vida”.  Esta estrella de la música pop, al igual que muchas mujeres a través del mundo y Puerto Rico, pasan anualmente por la experiencia de perder un embarazo antes que llegue a término o en el periodo post-parto.

Gracias a la Ley 184 de la autoría de la Representante Luisa Piti Gándara recién aprobada, los hospitales y otras facilidades de salud tendrán un protocolo uniforme para ofrecer servicios de apoyo a las familias, en los casos de pérdidas de embarazos en etapa temprana, o los eventos de muerte fetal y neonatal.

“Este proyecto surgió  por una recomendación que nos hizo la doctora Marla Méndez,  especialista en este tema por Facebook y luego de conversarlo con ella, nos dimos cuenta que era algo que había que atender para ayudar a los padres a sanar y sobreponerse a esta pérdida en un momento de mucha vulnerabilidad como representa la llegada de un bebé,” indicó Gándara.

Durante el proceso de vistas públicas de la medida, Evalyn Ríos Fuentes, Especialista de Apoyo a la Familia en NICU March of Dimes, capítulo de Puerto Rico,

indicó que “el tener una pérdida de un bebé es una experiencia terrible y dolorosa para la familia. Sin embargo, hay cosas que se pueden hacer que puede ayudar a la familia a pasar el duelo, y que puedan sanar y recordar al bebé. Los hospitales juegan un rol importante en este proceso de duelo, y su personal puede ser de gran apoyo para la familia en la situación”.

La ley provee para que se nombre un Comité Multidisciplinario coordinado por el Departamento de Salud para fomentar un trato empático y humanizado a los padres y otros familiares al momento de notificarles de una pérdida potencial o confirmada.

Un aspecto  novel de la legislación es que ahora se le ofrecerán alternativas en el caso de que la pérdida ocurra previo a un parto, para que la mujer en la medida de lo posible, tenga la oportunidad del proceso de parto natural y permitirle la presencia de un acompañante.

“El poder ofrecerles, en lo posible, opciones de que lleven a cabo un ritual o servicio espiritual, les dará a esa familia la oportunidad de enfrentar y manejar su pérdida,“ explicó la Representante.

La ley dispone que se le comunicarán claramente las opciones disponibles a los padres respetando su autonomía y derechos en la toma de decisiones relacionadas al manejo de la pérdida de un embarazo en etapa temprana y, de la muerte fetal o neonatal, siempre y cuando no se ponga en riesgo la salud o vida de la madre.

La pérdida de un embarazo en etapa temprana significa la pérdida durante las primeras veinte (20) semanas de gestación, la muerte fetal ocurre después de las veinte (20) semanas de gestación y, la muerte neonatal es la muerte ocurrida durante el período de los primeros veintiocho (28) días de haber nacido.

Las muertes antes de cumplir el primer año de vida en Puerto Rico, muchas durante  los primeros 28 días de haber nacido, están asociadas a los nacimientos prematuros, al bajo peso al nacer y los defectos congénitos. Las muertes fetales o natimuertos usualmente están asociadas con complicaciones maternas durante el embarazo, tales como problemas con el fluido amniótico y desórdenes de la sangre.

Una vez elaborado e implementado el Protocolo Uniforme, será obligación de toda institución hospitalaria y centro de salud, público o privado, cumplir con el Protocolo y tenerlo disponible por escrito en su institución en cumplimiento con las disposiciones de esta Ley.

Categorias: Comunicados de Prensa